FANDOM


Rapunzel
Ruiponce
Autor Los Hermanos Grimm
Ilustrador Johnny Gruelle
Fecha de publicación 1812
Orden de publicación
Precedido por
Rumpelsinskin
Seguido por
Hänsel y Gretel

Rapunzel (en las versiones ibéricas Ruiponce o Rapónchigo) es un cuento de hadas de la colección de los Hermanos Grimm.

ArgumentoEditar

Había una vez una pareja que desde hacía mucho tiempo deseaba tener hijos. Aunque la espera fue larga, por fin, sus sueños se hicieron realidad.

La futura madre miraba por la ventana los rapunceles, una especie de rábanos, del huerto vecino. Se le hacía agua la boca nada más de pensar lo maravilloso que sería poder comerse uno de esos rapunceles.

Sin embargo, el huerto le pertenecía a una bruja y por eso nadie se atrevía a entrar en él. Pronto, la mujer ya no pensaba más que en esos rapunceles, y por no querer comer otra cosa empezó a enfermarse. Su esposo, preocupado, resolvió entrar a escondidas en el huerto cuando cayera la noche, para coger algunos rapunceles.

La Mujer se los comió todos, pero en vez de calmar su antojo, lo empeoró. Entonces, su marido regresó a la huerta. Esa noche, la bruja lo descubrió.

-¿Cómo te atreves a robar mis rapunceles? -dijo

Aterrorizado, el hombre le explicó a la bruja que todo se debía a los antojos de su mujer.

-Puedes llevarte los rapunceles que quieras -dijo la bruja -, pero a cambio tendrás que darme al bebé cuando nazca.

El pobre hombre no tuvo más remedio que aceptar. Tan pronto nació, la bruja se llevó a la hermosa niña. La llamó Rapunzel, como venganza del robo. La belleza de Rapunzel aumentaba día a día. La bruja resolvió entonces esconderla para que nadie más pudiera admirarla.

Cuando Rapunzel llegó a la edad de los doce años, la bruja se la llevó a lo más profundo del bosque y la encerró en una torre sin puertas ni escaleras, solo una ventana con una pilastra de mármol en el centro, para que no se pudiera escapar. Cuando la bruja iba a visitarla, le decía desde abajo:

-Rapunzel, Rapunzel deja tu pelo caer. Así la escalera dorada treparé.

Rapunzel amarraba su cabello en la pilastra y después colgaba en un garfio junto a la ventana y dejaba caer su larga cabellera rubia y la bruja subía.

Al cabo de unos 7 años, el destino quiso que un príncipe pasara por el bosque y escuchara la voz melodiosa de Rapunzel, que cantaba para pasar las horas. El príncipe se sintió atraído por la hermosa voz y quiso saber de dónde provenía. Finalmente halló la torre, pero no logró encontrar ninguna puerta para entrar.

El príncipe quedó prendado de aquella voz. Iba al bosque tantas veces como le era posible. Por las noches, regresaba a su castillo con el corazón destrozado, sin haber encontrado la manera de entrar.

Un buen día, vio que una bruja se acercaba a la torre y llamaba a la muchacha.

-Rapunzel, Rapunzel deja tu pelo caer. Así la escalera dorada trepare.

El príncipe observó sorprendido. Entonces comprendió que aquella era la manera de llegar hasta la muchacha de la hermosa voz. Tan pronto se fue la bruja, el príncipe se acercó a la torre y repitió las mismas palabras imitando el tono de voz de la anciana.

La muchacha dejó caer su cabellera y el príncipe subió. Rapunzel tuvo miedo al principio, pues jamás había visto a un hombre. Sin embargo, el príncipe le explicó con toda dulzura cómo se había sentido atraído por su hermosa voz.

Luego le pidió que se casara con él. Sin dudarlo un instante, Rapunzel aceptó. En vista de que Rapunzel no tenía forma de salir de la torre, el príncipe le prometió llevarle un ovillo de seda cada vez que fuera a visitarla. Así, podría tejer una escalera y escapar. Para que la bruja no sospechara nada, el príncipe iba a visitar a su amada por las noches.

Sin embargo, un día Rapunzel le dijo a la bruja sin pensar:

- Dime, tía Gothel, ¿cómo es que me cuesta mucho más subirte a ti que al príncipe, que llega arriba en un santiamén?"

- ¡Ah, malvada! - exclamó la bruja - ¿qué es lo que oigo? Pensé que te había aislado de todo el mundo, y, sin embargo, me has engañado.

Y, furiosa, cogió la hermosa cabellera de Rapunzel, les dio unas vueltas alrededor de su mano izquierda y, empujando unas tijeras con la derecha, zis, zas, en un abrir y cerrar de ojos cerrar de ojos se la cortó, y tiró al suelo la espléndida cabellera de oro. Y fue tan despiadada, que condujo a la pobre Rapunzel a un lugar desierto, condenándole a una vida de desolación y miseria.

Luego, ató su cabellera al garfio y esperó la llegada del príncipe. Cuando éste llegó, comprendió que había caído en una trampa.

- ¡Ajá! - exclamó en tono de burla - querías llevarte a la niña bonita; pero el pajarillo ya no está en el nido ni volverá a cantar. El gato lo ha cazado, y también a ti te sacará los ojos. Rapunzel está perdida para ti; jamás volverás a verla. -

Transido de dolor, el príncipe intentó confrontar a la bruja, pero la maligna mujer iluminó la habitación encandilando al joven y torpemente éste cayo por la ventana de la torre. Por fortuna, sobrevivió pues cayó en un seto de espinos. Por desgracia, las espinas le hirieron los ojos y el desventurado príncipe y quedó ciego.

¿Cómo buscaría ahora a Rapunzel?

Durante muchos años, el príncipe vagó por los bosques, sin parar de llorar. A todo aquel que se cruzaba por su camino le preguntaba si había visto a una muchacha muy hermosa llamada Rapunzel. Nadie le daba razón.

Cierto día, ya casi a punto de perder las esperanzas, el príncipe escuchó a lo lejos una canción triste pero muy hermosa. Reconoció la voz de inmediato y se dirigió hacia el lugar de donde provenía.Al verlo, Rapunzel corrió a abrazar a su amado. Lágrimas de felicidad cayeron en los ojos del príncipe. De repente, algo extraordinario sucedió:

¡El príncipe recuperó la vista!

La muchacha vivía con dos hijitos gemelos, un niño y una niña, a los que había dado a luz. El príncipe, Rapunzel y sus hijos lograron encontrar el camino de regreso hacia el reino. Se casaron poco tiempo después y fueron una pareja muy feliz.

¿Que es Rapunzel?Editar

En la historia original de los Hermanos Grimm, la madre de la niña tiene un antojo terrible de «Rapunzel» en pleno embarazo, y por este motivo el padre baja al huerto a robar unos cuantos. Después, la bruja llama así a la recién nacida. Un «rapunzel» en alemán es lo mismo que en español se conoce como «rapónchigo», es una hortaliza comestible por sus raíces que tienen forma de nabo (el nombre científico es Phyteuma nigrum), planta que el DRAE define como: 1. m. Planta perenne de la familia de las Campanuláceas, con tallos estriados de cuatro a seis decímetros de altura, hojas radicales oblongas, y lineales las del tallo, flores azules en panojas terminales, de corola en forma de campana, hendida en cinco puntas por el borde, fruto capsular y raíz blanca, fusiforme, carnosa y comestible. Es común en los terrenos montuosos.En las diversas traducciones y adaptaciones hispanoparlantes del cuento, la verdura en cuestión ha sido tanto respetada como rapónchigo, como representada por todo tipo de verduras o frutas, esto hace que el nombre peculiar de la protagonista pierda su sentido y popo